CAVITACIÓN Y PRESOTERAPIA

La combinación perfecta

CAVITACIÓN

La cavitación en el campo de la estética consiste en la aplicación de ultrasonidos a baja frecuencia a través de la piel mediante un dispositivo especial. Al penetrar a través de la piel los ultrasonidos generan microburbujas en el interior de las células adiposas conocidas con el nombre de ‘adipocitos’ o ‘células grasas’. Cuando estas microburbujas implosionan, rompen las células grasas de tal manera que se consigue romper tejido graso para así hacerlo líquido y que sea eliminado a través de la orina o del sistema linfático.

Es un sistema novedoso y cada vez más popular para deshacerse de la grasa localizada que no se consigue eliminar con tratamientos a base de dietas o ejercicio. La cavitación se aplica también para combatir la temida celulitis y disminuir volumen.

El tratamiento consiste en pasar un dispositivo en la zona del cuerpo a tratar. No se necesita poner ninguna malla, sino tan sólo aplicar un gel llamado ‘conductor’ que se encarga de transmitir los ultrasonidos a través de la piel. La máquina consta de un rodillo que se aplica en la zona elegida y sobre el gel conductor.

Cada sesion tiene una duración de 20 a 40 minutos dependiendo de las zonas a tratar. Las sesiones no son dolorosas y tan sólo se notará en los oídos un pitido agudo o un zumbido, que en un principio puede ser un tanto molesto para algunas personas, pero que al poco tiempo de empezar el tratamiento puede llegar a ser imperceptible.

PRESOTERAPIA

La presoterapia es un traje que cubre piernas y abdomen y en, algunas ocasiones, los brazos. El traje tiene un sistema de compresión que ejerce una presión ascendente, alternada y oscilatoria que actúa como un masaje que mejora el flujo sanguíneo y ayuda al sistema linfático a expulsar la grasa que ha sido extraída mediante la cavitación.

Está indicada para estimular la circulación, reducir la celulitis, también para evitar los edemas y las piernas hinchadas. Gracias a sus movimientos evitan la retención de líquidos y mejoran la sensación de piernas cansadas. En muchos casos, después de una intervención quirúrgica de liposucción, se puede utilizar esta práctica para conseguir una nueva adhesión de los tejidos, a la vez que ayuda a eliminar los edemas.

Entre 50€ y 90€